"La luna camina despacio pero atraviesa el mundo"
 (Proverbio africano)

domingo, 7 de febrero de 2016

Carnaval, carnaval

¿Quién no recuerda aquella canción de Georgi Dann que empezaba por "Carvanal, carnaval, te quiero"? Todavía a día de hoy, 33 años después, no es raro escucharla en alguna que otra verbena.


Hoy cuando me he levantado me he sorprendido tarareándola, sencillamente porque estaba de buen humor. El viernes por la tarde me lo pasé maravillosamente por varias circunstancias, pero la más importante es porque todos hicieron lo que estaba en su mano para que todo saliera lo mejor posible.


Los niños, las madres_padres, ... al final las menos importantes hemos sido las maestras, Elia y yo.  Y eso es lo que precisamente buscamos cuando organizamos estos "saraos", que los protagonistas seáis todos vosotros. Nosotras podemos organizar o dar ideas, pero lo importante es que los niños sientan que su esfuerzo importa. Y eso es lo que vi, y lo que me ha puesto de tan buen humor.


Como sabéis mi marido, que hace de reportero para luego poder dejar un recuerdo, no podía venir este viernes. Así que os pedí que me hicierais llegar lo que pudierais. ¡Y vaya si ha llegado! Os lo dejo aquí abajo, sólo he quitado un par porque eran muy iguales. Las hay de todas las maneras, y para los frikis he borrado los metadatos, pero lo importante es el recuerdo. ¡Muchas gracias a todas!



Carnaval 2016



Elia también me ha pasado unas cuantas fotos que os dejo a continuación.



Carnaval Elia_2016



También me ha pasado Rocío, la mamá de Ana, este vídeo que se puede ver correctamente en los móviles en modo vertical (¡que harta estoy de pelear con los formatos de los archivos, espero no acabar como éstos!) Sólo tenéis que pinchar sobre el enlace en un móvil y elegir la aplicación con la quieres que te lo abra, que normalmente será uno o varios navegadores, según lo que tengas instalado, y la aplicación de Youtube.



lunes, 1 de febrero de 2016

Lo que queda del día

Gran película, una lección de narrativa audiovisual, unos actores en la cima de su carrera y una reflexión de las oportunidades que pasan por delante sólo una vez en la vida.


Pero no era de lo que os quería hablar. Estos días numerosos padres se han dirigido a mí, sabiendo que nunca esquivo un tema, o como popularmente se dice ahora, "les hago la cobra", sobre los rumores que ya han llegado al colegio según los cuales se cambiaría la adscripción de los alumnos de instituto.


Bien, no esquivo ningún tema, pero tampoco lo edulcoro, así que si temes que lo que vas a leer no te va a gustar, no continues.


Para ello hay que buscar unos antecedentes y pensar en una serie de condiciones, que enumero a continuación:

  1. El centro no es un "ente" en sí mismo. Hay un entorno administrativo: inspección, ayuntamiento, ... que no se puede obviar y cuya función es tomar decisiones por encima del centro, aunque éstas sean desagradables. La inspección por ejemplo viene muy bien cuando unos padres no están de acuerdo con las medidas que toma un colegio respecto de su hijo.
  2. La administraciónes que corren con los gastos de nóminas, mantenimiento, becas, ... no pasan precisamente por unos buenos momentos precisamente. La Generalitat sin ir más lejos no pudo pagar la nómina de diciembre el día pactado porque el Ministerio no le hizo el ingreso correspondiente.
  3. La caída de la natalidad, el retorno de la población emigrante, o la propia emigración tanto dentro como fuera de España no dejan una matrícula en secundaria precisamente alentadora.
  4. El altísimo paro juvenil.